Eclesiastés 3: 1-8 / Significado Profético Para Este Tiempo

El siguiente post trata sobre el significado profético del versículo Eclesiastés 3: 1-8. Todo en nuestra vida en cristo tiene un tiempo. Para todo hay una estación, un tiempo para cada propósito bajo el cielo.  Dios nos ha dado un anhelo y una conciencia de la eternidad.

Eclesiastés 3:1-8 “1. Todo tiene su tiempo, y todo lo que se requiere debajo del cielo tiene su hora. 2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; 3 Tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 4 Tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; 5 Tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras, tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse de abrazar; 6 Tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 7 Tiempo de romper y tiempo de coser; tiempo de callar y tiempo de hablar; 8 Tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra y tiempo de paz.”

Significados proféticos del versículo eclesiastés 3:1-8

Significados proféticos del versículo eclesiastés 3:1-8

1. Tiempo cronos y kairós

Existe un tiempo Cronos, que es el tiempo cronológico o secuencial y el tiempo Kairós, que es el tiempo de Dios, el momento adecuado, el tiempo oportuno. Aunque pienses que tu tiempo ya ha pasado, en este texto Dios te dice yo tengo el control del tiempo y todo lo que tiene que ocurrir en tu vida, sucederá.

2. Tiempo de nacer del agua y del espíritu

Tiempo de que nazca en nosotros la Luz de Cristo, de que nacer del agua y del espíritu; tiempo de que morir a las cosas vanas de este mundo, de que morir a la práctica constante de pecado, es tiempo de arrancar todo aquello que satanás ha plantado en nuestro corazón, arranca toda ira, enojo, tristeza, depresión, ansiedad, temor, angustia; Tiempo de comenzar a sembrar amor, paz, gozo, fe, valentía, templanza, dominio propio;

3. Tiempo de destruir fortalezas mentales

Tiempo de matar todos esos pensamientos perversos que vienen a nosotros como pájaros revoloteando y buscando hacer nido en nuestra mente, mátalos con el arma de la obediencia, y tiempo de curar, curar la mente, renovándola de continuo con la palabra de Dios; tiempo de destruir, destruir todas esas fortalezas mentales que se levantan como muros de ladrillos, comienza a derribar todo eso que te separa de Dios, cuando hallamos quitado esos muros y limpiado los escombros podemos comenzar a construir nuevamente la relación con nuestro Padre Celestial, la relación con la familia, una construcción cuyo fundamento se Cristo Jesús;

4. Tiempo de descansar en el señor

Tiempo de llorar delante de la presencia de Dios, de derramar lágrimas, Dios no desprecia un corazón contrito y humillado, tiempo de echar las cargas sobre Él; tiempo de reír, de estar gozoso no importando las circunstancias, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza.

5. Tiempo de esparcir piedras

Tiempo de esparcir piedras, las piedras simbolizan cosas duras de trabajar, al igual que lo son nuestras emociones y sentimientos, llega el tiempo en el cual Dios nos exige dejar a un lado los sentimientos familiares y dedicarnos a su obra, nos exige no actuar según nuestras emociones; pero también llega el tiempo de juntar esas piedras, identificar esos sentimientos mal sanos, esos sentimientos oscuros que nos separan de la presencia de Dios, ya identificados juntarlos y sacarlos de nuestra alma.

6. Tiempo de someter nuestro espíritu ante la presencia de Dios

Tiempo de buscar; buscar la presencia de Dios, buscar establecer su Reino en nuestras vidas, cuando buscamos y tenemos una relación íntima con el Espíritu Santo, nuestro espíritu se va vivificando, y es allí cuando llega el tiempo de perder, pierde poder nuestra alma y comienza a someterse al espíritu.

7. Tiempo de romper el velo

Es aquí donde comienza el tiempo de romper, romper ese velo, rasgar el manto de oscuridad que nos mantiene velados por el pecado y que nos ha separado de las personas que verdaderamente son de bendición para nuestras vidas Tiempo de coser, es tiempo de restaurar primeramente la relación con nuestro Padre Celestial, restaura relaciones de amistades que son de parte de Dios, restaurar relaciones familiares; tiempo de que nuestra alma calle, dejar de hacer ruido, para poder escuchar la voz de Dios, para poder seguir su instrucción.

8. Tiempo de amar

El tiempo de amar es en todo momento, amor a las personas pero aborrecer lo malo que hacen, debemos amar estar en la presencia de Dios, más debemos aborrecer las actitudes que hay en nosotros que nos alejan de su presencia, es tiempo de ser aguerrido, tiempo de guerra contra las asechanzas del enemigo, no solo estar a la defensiva, sino también ir a la ofensiva, tomar las armas de nuestra milicia, las cuales no son carnales, sino espirituales y poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; alcanzando así un tiempo kairos de paz,.

Reflexionando

Este tiempo de paz debe de ser nuestro eterno presente ya que paz no significa, no tener problemas, a que no, se nos presenten circunstancias adversas, sino más bien que en medio de la dificultad, del problema estemos confiados en que Dios es nuestro ayudador, es nuestro protector, que no hay problema que en él no tenga solución, dice el Señor: “Mi paz os dejo, mi paz os doy no se turbe vuestro corazón ni tengáis miedo” Ten paz

Conclusión

Todo lo expresado en este texto son experiencias que hemos tenido en diversos momentos de nuestras vidas. Lo imprescindible para estar bien es descubrir, aceptar el momento perfecto de Dios para nuestras vidas, el no esperar el tiempo Kairós de Dios para cada circunstancia de nuestras vidas, puede conducirnos a la desesperación, a la rebelión, a tomar decisiones sin su consejo, lo cual nos llevaría a un total fracaso. Debemos tener en cuenta que todo tiene su tiempo, Dios tiene un plan y un propósito para cada uno de nosotros, espera en Él y serás bendecido en todo.

  • Dios te Bendiga…

►Video recomendado: Ahora es tiempo de alabar a Dios

Deja un comentario